HomePrinte-mail: medioambiente@inescop.es
ASPECTOS BÁSICOS
Aplicación al calzado

La ecoetiqueta europea constituye el único signo de calidad ambiental, certificado por un organismo independiente y reconocido en toda la Unión Europea. Por esta razón representa una gran oportunidad para conseguir diferenciación y prestigio en un mercado cada vez más preocupado por el medio ambiente y la salud.

Según la Decisión 2009/563/CE, de 9 de julio de 2009, la categoría de productos «calzado», comprende: “Todos los artículos destinados a proteger o cubrir los pies que tengan una suela fijada que entre en contacto con el suelo”.

Esta definición engloba a distintos tipos de calzado (deportivo en general, infantil, informal, moda, interior, escolar, resistente al frío, caballero de vestir y señora de vestir) para los cuales se han establecido requisitos de durabilidad concretos.

Entre los criterios utilizados por el consumidor a la hora de adquirir un determinado tipo de calzado, los relacionados con la calidad de vida, salud y conservación del medio ambiente cobran cada vez mayor relevancia. Esto se debe a que la sociedad está cada vez más sensibilizada con la utilización de productos con un menor impacto en el medio ambiente y la salud humana.

Que un zapato posea la ecoetiqueta significa que posee las siguientes ventajas:

  • Limitación de la contaminación de las aguas residuales generadas durante la fabricación.
  • Reducción de emisiones de compuestos orgánicos volátiles durante la producción.
  • Exclusión de sustancias nocivas para el medio ambiente y la salud.
  • Limitación de compuestos metálicos y de formaldehído en el producto final.
  • Uso de embalajes reciclados.
  • Control estricto de diferentes aspectos de durabilidad.